La opinión que los clientes habituales de una marca dan sobre ella tiene más valor que lo que esta pueda decir de sí misma, y hoy en día es una de las formas más efectivas de disfrutar de una buena reputación. Pero hay otra forma de promoción que también genera excelentes resultados para una empresa: la que hacen sus propios empleados. Si no sabes en qué consiste el Employee Advocacy, hoy te contamos qué es y cómo implementarlo.
El 𝐄𝐦𝐩𝐥𝐨𝐲𝐞𝐞 𝐀𝐝𝐯𝐨𝐜𝐚𝐜𝐲 puede definirse como una estrategia de marketing que consiste en convertir a la plantilla de empleados de una empresa en embajadores de la misma. Para llevarla a cabo, es necesario que se interiorice una percepción corporativa positiva; una vez conseguido, se encargarán de defender a la empresa sin que esta lo solicite.
Esta protección y promoción de una marca se da principalmente a través de las redes sociales. Si estas tienen un potencial excelente para darse a conocer y aumentar la visibilidad, así como comunicarse directamente con los clientes potenciales, también pueden ocasionar una crisis de reputación si una noticia u opinión negativa se hace viral. Ante estas situaciones de riesgo, los empleados que actúan como embajadores saldrán en su defensa.
Desde una perspectiva más positiva, todas aquellas publicaciones que estos difundan desde sus perfiles personales también tendrán un alto impacto en su entorno. Las opiniones y las recomendaciones de las amistades son las más relevantes como consumidores. Un aspecto particularmente relevante en un sector como el de los seguros, que debe esforzarse para inspirar confianza.