Los seguros de ahorro son una opción que toman muchos ahorradores para proteger cierto capital a futuro y obtener algo de rentabilidad

Es frecuente que las personas que cuentan con algo de capital acumulado quieran asegurar futuras rentas, aumentar su fondo para emergencias y combatir la inflación. Lo más frecuente es que en algún momento se planteen destinar parte de su dinero a algún producto financiero que ponga su dinero a trabajar.
Los apetitos arriesgados suelen optar por los mercados de renta variable, mientras que los ahorradores más cautos tienden a elegir productos relativamente confiables. Por ejemplo, los seguros de ahorro ofrecen una rentabilidad menor que las acciones. A cambio, la preocupación por el dinero prácticamente desaparece. Basta con aportar mes a mes, y listo.
La mayoría de bancos, gestoras y aseguradoras españolas ofrecen una opción combinada, lo que se conoce como un ‘seguro de vida con ahorro’, que une la protección con la acumulación progresiva de capital. Si el asegurado fallece, se paga un beneficio por defunción a los beneficiarios designados. En cambio, si sobrevive al plazo de la póliza, puede rescatar el valor acumulado con intereses.

Guía para recuperar un seguro de ahorro
Tengamos que recuperar el capital invertido significa solicitarlo de forma anticipada. Seguramente nos encontraremos con algo de letra pequeña en el camino. Según explica la OCU en sus preguntas frecuentes, lo más probable es que la aseguradora nos haya proporcionado una “tabla con los valores de rescate”, es decir, las cantidades que se pueden recuperar y el momento de hacerlo. Lo ideal sería ajustarse a estos plazos, contactar con la aseguradora y solicitar el rescate del plan de ahorro.
Además, hay que entender bien las cláusulas del contrato que hemos firmado y los tiempos de los que disponemos para sacar el capital invertido, que, como aclaran en la Organización de Consumidores y usuarios, en el caso de los Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo (SIALP) puede ser total, no así en otro tipo de seguros de ahorro.
Algunos expertos recomiendan valorar otras posibilidades antes de dar el paso y rescatar el dinero invertido en el seguro de ahorro. Dependiendo de la gestora, se podría explorar la posibilidad de obtener un préstamo contra el valor en efectivo de la póliza, para mantenerla intacta, tener acceso a cierta cantidad de dinero líquido y evitar la merma del capital invertido.