Si hablamos de una operación que se debe realizar de manera inminente tienes que saber que no será posible realizarla con tu seguro de salud. Si pasado el periodo de carencia te surge la necesidad de realizarte una operación, sí podrás hacerlo

Si tienes una operación pendiente en la Seguridad Social y te gustaría adelantarla o, tal vez, poder elegir hospital, profesional o programarla para una fecha concreta, puedes hacerlo si cuentas con un seguro médico privado. Sin embargo, no se trata de una opción a corto plazo. Hablamos de un proceso que tiene una serie de particularidades, especialmente relacionadas con los tiempos, que deberás tener en cuenta si estás valorando contratar un seguro de salud para operarte.

¿Puedes contratar un seguro médico para operarte?
La respuesta en este caso es sí, ya que las operaciones están disponibles en la mayoría de las pólizas. Sin embargo, si hablamos de una operación que se debe realizar de manera inminente, tienes que saber que no será posible realizarla con tu seguro de salud, aunque este cubra las operaciones. El motivo es que las pólizas médicas, en su gran mayoría, cuentan con periodos de carencia, lo que significa que para acceder a determinados servicios contratados tendrás que esperar un tiempo establecido por la propia compañía.
Por ejemplo, para las cirugías ambulatorias, el tiempo medio de carencia suele estar en torno a los tres meses y para las cirugías que no requieren ingreso tendrás que llevar, como mínimo, seis meses asegurado. No obstante, te recordamos que si ya tienes contratado un seguro y, simplemente, cambias de compañía, las carencias se suelen eliminar directamente al pasar de una aseguradora a otra.
Otro punto importante para tener en cuenta es el de las preexistencias. Es decir, las enfermedades que ya tengas diagnosticadas antes de contratar un seguro de salud. Esto es importante en el caso de las intervenciones quirúrgicas, ya que, si por ejemplo tenías programada una operación en la Seguridad Social antes de contratar el seguro, aunque haya pasado el periodo de carencia la compañía no se hará cargo de dicha intervención si descubre que no diste esta información en el cuestionario previo de salud.
Estos son los casos en los que no podrás hacer uso de tu póliza para operarte, pero veamos los casos en los que sí tienes la oportunidad de hacerlo.
Una vez que contratas un seguro puedes empezar a hacer uso de sus coberturas, por lo que, si pasado el periodo de carencia te surge la necesidad de realizarte una operación podrás hacerlo con cualquiera de los especialistas incluidos en su cuadro médico, de igual manera que podrás elegir el hospital donde se practicará la intervención.