hacker_bancario

Existe una multitud de métodos de ataque dirigidos a los sistemas de información que afectan a la protección, a la manipulación o al acceso tanto a la información como a los datos de las empresas.

Los ejemplos más usados son:

Ataque de fuerza bruta: Es un procedimiento para averiguar una contraseña. Consiste en ir probando de manera secuen­cial todas las combinaciones posibles hasta encontrar la com­binación correcta para el acceso a una aplicación o sistema de información.

Denegación de servicio: Es un conjunto de técnicas que tienen como objetivo dejar un servicio inoperativo. Mediante este tipo de ataques se busca una modificación o una sobrecarga de un servidor y de esta forma impedir que los usuarios legítimos puedan utilizar los servicios prestados por él.

Phishing: Se trata de una estafa cometida a través de medios telemáticos mediante la cual el estafador intenta conseguir de usuarios legítimos información confidencial (contraseñas, da­tos bancarios, etc.) de forma fraudulenta. El estafador suplan­ta en una comunicación electrónica la personalidad de una persona o empresa de confianza para que el receptor perciba dicha comunicación como aparentemente oficial o legítima (vía e-mail, fax, SMS o telefónicamente), creyendo en su veracidad y facilitando, de este modo, los datos privados que resultan de interés para el estafador.

Suplantación de identidad: Es la actividad maliciosa por la que un atacante se hace pasar por otra persona para cometer algún tipo de fraude.