En tu casa hay multitud de persianas y seguro que algún toldo que necesiten una revisión. Este tipo de elementos requieren cuidados específicos a pesar de que no siempre están en uso.

Acostumbrarse a realizar unas pequeñas tareas de mantenimiento pueden alargar la vida útil de las persianas y toldos del hogar.

Toldos: Os recomendamos siempre recogerlos cuando no estén en uso, el faldón es uno de los elementos más débiles que puedes recoger y guardar en un lugar protegido y seco.

Si queremos limpiar un toldo, simplemente debemos aspirar la lona y frotarla con agua y jabón para limpiar posibles manchas. El secado será la parte más importante para que el toldo no se guarda con alguna humedad.

Persianas: En el caso de las persianas, hay que tener presente el hecho de revisar la tira de la persiana ya que con los años suele desgastarse del uso y comprobar regularmente que el mecanismo que permite a la misma subir y bajar funciona adecuadamente. Deberemos tener especial cuidado con la suciedad acumulada en la caja donde se enrolla la persiana.