La subida del impuesto sobre las primas de seguros que ha incluido el Gobierno en los presupuestos generales del Estado supondrá un coste adicional de 28 euros anuales para las familias españolas, según las estimaciones realizadas por el sector asegurador.
El proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado prevé la subida de un 6% al 8% del tipo de gravamen del impuesto sobre las primas de seguro para el 2021, un aumento que incrementará el precio de las primas pagadas por los asegurados. Según el Gobierno, la subida prevé recaudar unos 455 millones de euros adicionales para las cuentas públicas, un 25% más que la recaudación de este tributo en el 2019.
Pilar González de Frutos, presidenta de la patronal del sector, Unespa, destacó que este aumento lo acabarán pagando personas con rentas medias y bajas. Durante su intervención en el XXVII Encuentro del Sector Asegurador explicó que la subida de las primas recaerá especialmente sobre familias con ingresos bajos (2,9 millones tienen seguro de automóvil; 2,8 seguro de vivienda y otros 2,6 de decesos) y de clase media (10,2 millones tienen seguro de automóvil, 9,4 millones de viviendas y 5,3 millones de decesos). Según la patronal, el 89% de los 14 millones de hogares afectados por la subida de la prima del seguro del automóvil tienen ingresos medios o bajos. Según González, el seguro está presente en el 96% de los hogares, de manera que “no es posible tocar su fiscalidad y que solo afecte a minorías”.
Víctor López, responsable de aseguradoras de Rastreator, destacó igualmente que la subida del impuesto impactará en 17,7 millones de familias, especialmente a través del seguro de auto, que es obligatorio y por lo tanto lo tienen contratado ocho de cada 10 familias, y también por el seguro de hogar, que tienen el 72% de las familias en buena parte porque lo exigen las entidades financieras para conceder una hipoteca.

La Vanguardia