Cuando pensamos en contratar un seguro, a menudo no sabemos si contratarlo a través de una correduría de seguros o directamente con una compañía aseguradora. Sin embargo, la diferencia entre una y otra es fundamental. Por ello, en este post te ayudamos a determinar qué es una correduría de seguros, qué una compañía aseguradora y qué diferencias existen entre ambas

¿Qué es una correduría de seguros?
Una correduría de seguros es el intermediario entre las compañías aseguradoras y los asegurados. Se trata de un mediador que realiza su actividad sin mantener vínculos contractuales con las entidades aseguradoras. Esta primera definición, establece como característica principal, la independencia entre la correduría y las compañías aseguradoras.

¿Qué es una aseguradora?
Una compañía aseguradora es una empresa que comercializa diferentes seguros. Para ello, utiliza agentes de seguros, vinculados en exclusiva con la empresa aseguradora por un contrato laboral. Estos agentes de seguros tienen el objetivo de captar nuevos asegurados, a quienes les ofrecen los seguros que la compañía aseguradora que los ha contratado comercializa. Así, el agente de seguros actúa como un intermediario entre una aseguradora en concreto y los posibles clientes, a quienes les ofrece únicamente los productos y seguros de esta compañía aseguradora.

Diferencias entre correduría y aseguradora
Como se desprende de la definición anterior, las corredurías de seguros no tienen nada que ver con las agencias de seguros.
Una correduría de seguros es un mediador entre cliente y compañías aseguradoras; y su cometido se centra en buscar, en todo el mercado asegurador, aquella póliza que mejor se adapte a las necesidades del cliente.
Por el contrario, una agencia de seguros es una entidad relacionada mediante contrato mercantil a una compañía aseguradora; y su cometido es captar clientes que se suscriban a los seguros de dicha compañía.