Estos últimos meses han sido protagonistas de temporales que han ocasionado fuertes lluvias, vientos e incluso nieve en la zona de levante de España, por tal motivo y del mismo modo estos sucesos han propiciado numerosos siniestros que las compañías han tenido que gestionar de forma rápida y eficaz, debido al gran incremento de carga de trabajo que esto ha supuesto para las mismas.

Este hecho se materializa en un aumento de la contratación de pólizas por aquellos que no estaban en posesión de una de ellas o en agregado, de un exhaustivo análisis de las coberturas que ofrecen las aseguradoras o que se tienen contratadas con las mismas por parte de los asegurados, para su modificación, su ampliación o implementación según hayan sido los daños ocasionados por el temporal en viviendas, negocios y demás emplazamientos. Este es un momento crucial para comprobar la conformidad del cliente con su póliza e incluso con su compañía de seguros, dependiendo de cómo hayan sido cubiertos los daños sufridos en el siniestro.

Los siniestros que sean consorciables (que sean gestionados por el Consorcio de Compensación de Seguros ò CCS), debido a la naturaleza de los mismos, serán tratados según ciertos tipos de coberturas y modalidades de servicios, pasando a ser otro proceso distinto el que tendrá lugar, en materia de seguros contra riesgos excepcionales como los que son fruto de fenómenos naturales.

Además, en ciertas ocasiones como las acaecidas recientemente en las zonas de Valencia, Alicante o Murcia por ejemplo, han sido los Ayuntamientos o entidades públicas las que destinan parte de sus presupuestos para estas situaciones, algunos de los encargados de salvaguardar conjuntamente con las aseguradoras la integridad de los bienes inmuebles y humanos de los habitantes, dotando de cuantiosas ayudas económicas a los mismos, debido a la intensidad de los daños causados.

En añadido, el Boletín Oficial del Estado publicó el Real Decreto-ley 2/2017, de 27 de enero, el cual establece la necesidad de adoptar medidas inmediatas para los casos en los que el tiempo o diversos fenómenos naturales de fuerte intensidad han ocasionado en los últimos meses, numerosos perjuicios tales como; pérdidas humanas, rescates, cortes de suministro, desbordamientos de ríos, daños en viviendas y vehículos. Igualmente, este Real Decreto-ley tiene que irse desarrollando en los próximos meses.

El sector agrícola en estas zonas también se ha visto afectado, y por tal motivo este mismo ha solicitado la reducción de los impuestos aplicados sobre sus producciones  y cosechas debido a la pérdida de reducción por tanto de la misma de un ejercicio económico para otro. Siendo este sector un campo de pruebas perfecto para la implementación del uso de drones en materia de seguros, examinando con mayor exactitud los territorios afectados y abarcando mayor cantidad de hectáreas en su análisis pericial.

Este tipo de acontecimientos representan la mayor carga de trabajo del año focalizándose en algunos meses en concreto el incremento de expedientes a tramitar por las aseguradoras, por lo que en estos casos sería importante tener a disposición un plan de contingencias de siniestros en meses de aumento siniestral, para ejecutar de forma más eficaz el protocolo de actuación por parte de estas empresas de cara a estas circunstancias.

Departamento de Marketing y Comunicaciones

Elaboración Propia