seguro-de-hogar

En España sólo las viviendas con una hipoteca están obligadas a tener seguro de hogar y además sólo con la cobertura de daños contra incendio. La consecuencia directa es que un 40% de las casas no tiene contratada ningún tipo de póliza de vivienda, según algunos estudios.
El primer motivo es que los españoles percibimos los seguros como un gasto e incluso un lujo. Tanto es así que hasta en seguros obligatorios como el de coche o moto no están extendidos al 100%.
La clave es que creemos que el principal uso de un seguro de hogar son las reparaciones y pequeños desperfectos en el hogar. Es decir, ahorrarnos el dinero que tendríamos que pagar si se rompe la caldera, la vitrocerámica o tenemos filtraciones de agua. La realidad es que esa es sólo una de las prestaciones de los seguros de hogar y ni siquiera la más importante.
La segunda razón por la que los seguros de hogar no están más generalizados es precisamente que no enfocamos bien su utilidad y que tenemos un profundo desconocimiento de nuestra responsabilidad como propietarios e inquilinos.
Hay una palabra que deberías grabarte a fuego en la cabeza: responsabilidad civil.