En nuestros días , una vivienda supone uno de los bienes más preciados que se pueden tener debido a la gran inversión que supone su adquisición.  Estar protegidos ante cualquier situación contratando un seguro de hogar es la opción más lógica, ya que, este tipo de pólizas no sólo cubren la inversión de la vivienda, sino todo el valor que de la vivienda con todos los bienes que alberga en su interior y la estructura incluidos.

  • La responsabilidad civil, el propietario de la casa está protegido frente a los daños que el propio inmueble pueda causar a un tercero, como por ejemplo una fuga de agua, ya que el seguro se encarga de solventar la situación y pagar la indemnización correspondiente.
  • Coberturas de daños materiales y todo riesgo, con bastante probabilidad, en alguna ocasión se producirán daños materiales como un atasco, la rotura de un cristal, desperfectos en los aparatos sanitarios, un destrozo en algún objeto decorativo, etc.
  • Los robos en las viviendas, en caso de sufrir uno, la póliza contempla una compensación por la pérdida de los bienes personales. Además, la mayoría de estos seguros también protegen a los habitantes de la casa en el caso de que sufran un robo o hurto en la calle, llegando incluso a responder ante un uso fraudulento de las tarjetas de crédito.
  • Incendios, muchas veces los incendios son producidos a partir de un problema eléctrico, en el caso de que esto ocurra, la póliza cubre las pérdidas ocasionadas por este motivo.
  • Un accidente grave, es posible que la vivienda quede destruida por completo y si no se dispone de un seguro de hogar, son los propios dueños quienes tienen que asumir todo el coste de la reconstrucción. Sin embargo, esta póliza ofrece una indemnización para la rehabilitación del inmueble y la sustitución de los bienes perdidos.
  • Fenómenos atmosféricos, al contratar un seguro de hogar, la casa también está protegida por los daños que puedan originar estos fenómenos.
  • Servicio de defensa jurídica, en el supuesto de que el dueño de la casa o cualquier habitante se vea envuelto en un litigio, el servicio de defensa jurídica brinda el apoyo necesario sobre todo en las reclamaciones de daños, defensa penal, demandas laborales, etc.
  • Aunque muchas personas lo desconocen, al contratar un seguro de hogar se protege a todos los miembros de la familia, incluidas las mascotas. La mayoría de estos productos incluyen una cobertura de responsabilidad civil en caso de que el animal de compañía cause algún daño material o personal a terceros, entre otras.
  •  Servicio de bricolaje , si no eres muy hábil con los trabajos domésticos, esta cobertura se encarga de realizarlos, como por ejemplo la instalación de una lámpara, colgar unas cortinas, montar una estantería, etc.