drones

Existen en el mercado una serie de productos que podríamos denominar como inusuales, o poco comunes, dentro del mundo de los seguros.

A lo largo de los últimos años han aparecido situaciones de lo más curiosas que tenían como protagonistas a personas que querían ir más allá de asegurar su coche, su casa o su salud.

Así, hubo una compañía cinematográfica que contrató con Lloyd`s una póliza por lo buenas que eran sus películas de humor. Quería cubrirse las espaldas por si alguno de los espectadores, ante un ataque de hilaridad, acababa dos metros bajo tierra.

Otra compañía aseguró daños ocasionados por fenómenos paranormales como abducciones, o el hecho de convertirse en hombre lobo. Y luego están aquellos relacionados con actividades profesionales, como las piernas de futbolístas o atletas, o los dedos de guitarristas.

Pero más allá de este particular ranking, hay nuevos seguros que aparecen en el día a día de las personas y que hacen que las compañías aseguradoras se pongan las pilas para satisfacer las nuevas necesidades. Cada vez existen más tendencias crecientes que conforman diferentes estilos de vida: viajes, vida saludable, deporte al aire libre, mascotas o nuevos medios de movilidad personal, como bicis y patinetes eléctricos, etc.