El seguro forma parte del día a día de personas, empresas e instituciones. Su naturaleza transversal hace que el seguro deba relacionarse con todo tipo de personas y tener una interactuación constante y frecuente, por lo que el seguro debe poner especial atención en la terminología que emplea a la hora de explicar las coberturas y servicios que presta a aquellos con los que se relaciona. Ya se trate de clientes, beneficiarios, afectados por un percance, etc.

UNESPA, la asociación empresarial del seguro, ha elaborado una guía donde indica los términos que van a hacerse más amigables en el sector seguros, estos son los aplicados a términos comúnmente utilizados en el lenguaje asegurador y que se propone sustituir por otros de lenguaje común, más cercanos a los consumidores:

Original – Propuesta

  • Baremo – Tabla de valoración
  • Diferimiento – Aplazamiento (según caso)
  • Dolencia preexistente  – Dolencia previa
  • Extorno – Devolución
  • Fecha de Efecto – Fecha de inicio
  • Parte de siniestro – Comunicación o declaración a la entidad (según ramo) Sinónimo según ramo o modalidad: daño/accidente/incidente/pérdida/prestación/fallecimiento/incapacidad…
  • Pérdida pecuniaria – Pérdida económica
  • Póliza – Contrato
  • Prima – Precio/Aportación/Pago
  • Prima fraccionada -Pago por plazos
  • Prima periódica -Precio o aportación periódica/Pago periódico
  • Prima única – Precio/Aportación /Pago único
  • Provisión Matemática – Fondo/Saldo acumulado
  • Rescisión- Finalización (indicar la causa)
  • Rescate -Reembolso anticipado
  • Revalorización automática – Actualización automática
  • Siniestro – Sinónimo según ramo o modalidad:daño/accidente/indicente/pérdida/prestación/fallecimiento/incapacidad…
  • Sobreprima – Sobreprecio/aumento del precio
  • Subsidio – Indemnización periódica
  • Suscribir – Contratar
  • Tomado – Contratante
  • Vencimiento – Fecha de finalización