Es una realidad que se está produciendo un cambio climático a causa de la contaminación y de otros factores que propician un deshielo de los polos, lo que se traduce en el incremento de la temperatura global del planeta. Además, esta situación supone otros tipos de consecuencias climáticas como catástrofes naturales; derrumbamientos, lluvias torrenciales, huracanes, entre otros. Este escenario es el resultado de un cambio que se está generando poco a poco y que a medida que va pasando el tiempo, más daños está ocasionando al medio terrestre.

Según las Naciones Unidas, en las tres últimas décadas se ha incrementado casi en un grado la temperatura global del planeta, y esto supone una pérdida (en términos de producción) del 5% de cosechas de cereales. En agregado se prevé que esto ocasionaría una reducción del 20% del PIB mundial y que sólo para establecer medidas al respecto se tendría que invertir el 1% del PIB mundial.

Dos de los sectores más afectados por esta clara tendencia serían el sector agrícola y el alimentario. Por lo que diversas compañías internacionales de seguros han establecido planes adaptados a estas condiciones, estudiando los perfiles según sea el país afectado o posiblemente afectado por catástrofes naturales impulsadas por el cambio climático, para ofrecer los servicios que estos públicos necesitarían en concreto. Por ello también, existe un Proyecto de Adaptación al Riesgo Climático y Seguro en el Caribe, creado para tal efecto, apoyado por el Ministro de Medio Ambiente, Conservación Natural y Seguridad Nuclear de Alemania, que tiene como prioridad proteger la seguridad de los núcleos de escasos ingresos, en los países con más probabilidades de sufrir un siniestro de tal magnitud, de momento se ha llevado a cabo el proyecto en los países de Jamaica, Santa Lucía y Granada.

Se ha desarrollado una aplicación capaz de analizar todos los climas existentes y medir las probabilidades que tienen diversas zonas de sufrir condiciones climáticas peligrosas, esta herramienta puede ayudar a reducir el porcentaje de pérdidas materiales que sufran determinados sectores agrícolas a causa de lluvias, huracanes y cualquier otra condición infructuosa.

El cambio climático y por ende, sus numerosas consecuencias que en el cien por cien de los casos, están relacionadas directamente con desastres naturales, son materia de seguros y entidades gubernamentales que existen hoy en día para salvaguardar la integridad de asegurados y lo más importante, de las personas que sufren este tipo de acontecimientos, los cuáles arrebatan sus producciones, sus casas y cualquier otra realidad que les pertenezca. Por lo que hoy en día, más y más aseguradoras ponen en marcha pólizas cada vez más adaptadas a estas situaciones y utilizan herramientas como el big data para cribar los perfiles de asegurados y cubrir las principales características vulnerables en eventos tales como los anteriormente tratados en el presente artículo.

Departamento de Marketing y Comunicaciones

Elaboración Propia